FANDOM


«Tienes una hermana, nunca estarás sola. Aunque no esté cerca, estaré en tu corazón»
—Anna a Elsa

La Princesa Anna, brevemente conocida como Joan, es un personaje de Once Upon a Time. Debuta en el primer episodio de la cuarta temporada y es interpretada por Elizabeth Lail.

Anna se basa en el personaje del mismo nombre de la película de Disney, Frozen.

Historia Editar

Antes de la primera maldición. Editar

Anna es hija de la Reina Gerda y el Rey de Arendelle. Su hermana mayor, Elsa se convierte en Reina tras la desaparición de sus padres durante un viaje marítimo desafortunado.

Después de visitar las tumbas de sus padres, Elsa sorprende a Anna, quien se va a casar con Kristoff, con el viejo vestido de novia de su madre. Como un toque de "algo nuevo", Elsa le da un collar de copos de nieve, que pertenecía también a su madre. Anna se prueba el vestido pero nota que algo anda mal con Elsa, quien acaba de descubrir el diario de su madre. Molesta por el contenido del libro, Elsa corre al bosque y Anna, después de perseguirla, lee una entrada del diario que alude a los poderes de Elsa. Creyendo que todo es un malentendido, Anna lleva a su hermana a hablar con los Trolls quiénes le dicen que sus padres iban a una tierra llamada "Misthaven". Deseando resolver el misterio familiar, Anna decide viajar en solitario hacia ese lugar.

Al llegar a Misthaven, también conocido como Bosque Encantado, Anna busca al viejo amigo de Kristoff, David, antes de conocer a Blancanieves. Anna se presenta ante él como Joan y le pide permiso para pasar la noche en la granja pero debido al anillo de compromiso, David reconoce a la prometida de Kristoff. Mientras hablan, Bo Peep aparece exigiendo el pago monetario de la granja y les da solo un día para juntar el dinero y, si no lo consiguen, ella se quedará la granja. Anna, creyendo que David debe defenderse, le enseña a luchar con espadas. A la mañana siguiente, David se enfrenta con Bo Peep y gana la batalla. Antes de partir para continuar su viaje, David, como agradecimiento por haberle ayudado, le regala su córcel.

Anna entra en el castillo de Rumplestiltskin donde él acepta ayudarla pero solo si pone una sustancia dentro del té de un anciano y Anna acepta. En la cabaña del hombre, él gentilmente la deja entrar para que pueda reunirse a tomar un té y unas galletas con él. Anna, incapaz de lastimar al amable extraño, arroja la sustancia al fuego. Después, Anna le informa a Rumplestilskin que hizo lo que pidió. Él, a su vez, anuncia que su acción ayudó al hombre a seguir vivo ya que le proporcionó un antídoto para el veneno. Sorprendida, Anna destapa su mentira y pide más antídoto para salvar al hombre pero este ya se está convirtiendo en ratón. En la cabaña, como Anna rompió el trato, su castigo es estar encerrada en su castillo para siempre. Desesperada, Anna lo amenaza con una espada, pero después de un momento tenso, se derrumba en lágrimas. Una de sus lágrimas cae sobre la daga de Rumplestilskin y la mete en la Caja de Pandora y, como consiguió lo que necesitaba, le cuenta a Anna que sus padres, temerosos de los poderes de Elsa, querían deshacerse de ellos. En ese momento, el anciano, convertido en ratón, que era en realidad el Aprendiz, muerde a Rumplestilskin, haciendo que su daga caiga al suelo. Anna, obteniendo la daga se dio cuenta que es su debilidad y le obliga a entregarle la caja. Luego le ordena 3 cosas: devolverla a ella con la caja a Arendelle, no hacerle nunca más daño ni a ella ni a Elsa y convertir al ratón de nuevo en humano.

Finalmente en casa, Anna se reúne con Kristoff y admite dolorosamente lo que descubrió sobre el miedo de sus padres a Elsa. Sin embargo, descubre que Elsa controla sus poderes gracias a la Ingrid, la Reina de las Nieves. También descubre que Ingrid es hermana de su madre y que posee poderes de hielo igual que Elsa. Sin embargo, Anna no confía en ella.

Anna decide ir a preguntar a los Trolls sobre Ingrid y, por el camino, se encuentra a Bella, que le explica la reciente pérdida de su madre. Al enterarse de que Bella está buscando a los Trolls, Anna le permite unirse al viaje. Anna, al enterarse de todo sobre Ingrid, se desespera por advertir a Elsa sobre el secreto de su tía. Sin embargo, una tormenta creada por Ingrid las detiene. Un fuerte viento golpea a Anna y la arroja a un acantilado y cae inconsciente al suelo. Ingrid lo aprovecha y le roba a Anna la caja de Rumplestilskin. Al despertarse en una celda, Ingrid le explica que quiere una familia y pensó que Anna y Elsa podrían ser sus hermanas pero, dado que Anna no cumple los requisitos, Ingrid promete encontrar a alguien que lo haga.

Para separar aún más a las hermanas, Ingrid insinúa que Anna quiere usar un sombrero mágico para absorber los poderes de Elsa. Anna recibe la visita de su hermana muy molesta pero cuando los guardias se van le confiesa que no cree a Ingrid. Juntas buscan una vieja urna capaz de atrapar a un ser mágico y Anna vuelve a la celda pero Ingrid la hechiza con unos trozos de espejo en los ojos haciendo que solo diga cosas odiosas de Elsa. En ese momento, Ingrid le odena a Elsa que congele a su hermana antes de que la atrape dentro de la urna pero Elsa se niega.

Finalmente, la urna absorbe a Elsa pero ella, antes de desaparecer, declara que no importa lo que haga Anna, siempre la amará. Luego, Anna vuelve a la normalidad y, junto con Kristoff, la increpan. Ingrid, enfurecida porque la están mirando como un monstruo, los congela en estatuas de hielo.

Después de la segunda maldición Editar

Treinta años después, Anna, Kristoff y todos los de Arendelle se descongelan. La pareja se ve rápidamente amenazada por Hans, quien se declara a sí mismo como el nuevo gobernante del reino y los condena a prisión. Anna y Kristoff luchan para salir y logran escapar.

Anna recuerda haber leído en el diario de su madre sobre la Estrella del Deseo, que se utiliza para conceder un deseo. Ella recuerda que el diario decía que sus padres se la vendieron a Barba Negra, por lo que van al Bosque Encantado para negociar con él. Una vez que se cierra el trato, Anna y Kristoff son rodearon por Hans y sus hermanos, revelando que Barba Negra ha estado trabajando con ellos. Barba Negra le cuenta a Anna sobre el encuentro con sus padres que buscaban la estrella pero no pudieron usarla ya que se necesita a alguien con un corazón puro. Anna y Kristoff, con las manos atadas, son condenados a muerte por Hans y arrojados a un cofre. Ella insiste en que Elsa escapará de la urna y recuperará el trono, pero Hans revela que Arendelle estuvo congelada durante treinta años. El cofre se cierra y se arroja al mar, que se hunde y se llena de agua. Kristoff se libera a sí mismo y a Anna de las ataduras, pero ella, por miedo a que mueran, comienza a recitarle sus votos matrimoniales. Insiste en que no se casarán hasta que estén fuera de peligro. Debido a la fe hacia su hermana, y la posesión de la Estrella del Deseo, el cofre es transportado a las costas de Storybrooke donde las hermanas se reúnen.

Anna es llevada al restaurante para que las monjas puedan hacer un hechizo con su cabello para contrarrestar la inminente maldición de Ingrid. Sin embargo, las monjas han desaparecido. En la estación del sheriff, Anna, Elsa y Emma se preparan para el impacto, aunque las tres son inmunes al hechizo. Mientras abraza a Elsa, Anna mira impotente cómo los ojos de Kristoff se infiltran en fragmentos de espejos.

Curiosidades Editar

  • En la canción "Do you want to build a Snowman" de la película Frozen, Anna se hace amiga de los retratos para aliviar la soledad. En una línea, ella habla con un retrato de Juana de Arco y dice "ánimo, Juana" "Joan" es el alias que usa con David.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.